TSC#1-Honda CG125

Masilla, proceso de lijado e imprimación

masilla, proceso de lijado e imprimación

Esta semana voy a comentar mi experiencia con la aplicación de la masilla, el proceso de lijado y la imprimación.En entradas anteriores describí el proceso de pintado, es decir la teoría, ahora vamos a hablar de la realidad…

El primer problema con el que me encontré fue al aplicar la masilla. La que compre en primer lugar resultó ser bastante difícil de trabajar ya que constantemente se formaban grumos y poros, además de secarse muy rápido lo que no me daba lugar a rectificar las pasadas.

Este problema se soluciono comprando una nueva masilla, la que usa esta vez es de les distribuidor JPC y esta si que se extiende bien. El acabado es infinitamente mejor y ademas es mas fácil de lijar.

Suelo recomendar las tiendas y profesionales con los que tengo buenas experiencias, pero en este caso he de decir que todos los productos que he comprado en cierta tienda de pintura automotriz en Madrid ubicada en Gral Ricardos han sido un desastre. A veces el intentar ahorrar unos pocos euros hace que tengamos que repetir todo el trabajo.

Volviendo al tema de la masilla, dos consejos:

El primer y segundo paso de lijado con P80 y P180 son determinantes a la hora de modelar y emparejar la superficie. Tenedlo en cuenta ya que los pases de lijado posteriores solo tienen como finalidad mejorar el acabado de la superficie.

Es importante respetar las fases de lijado, ya que el acabado con P240 y P500 en los contornos son determinantes para que el acabado de la pintura sea bueno. Trabajar bien la superficie hasta que no queden marcas de lijado y el acabado sea perfecto, tened en cuenta que los errores en esta fase determinaran el 90% del resultado final

El siguiente paso es aplicar la imprimación fosfatante. He utilizado Acid-8 de la marca U-Pol, la aplicación es sencilla, solo hay que procurar que las zonas de chapa queden cubiertas, lo que se consigue fácilmente con dos manos poco cargadas.

Esta imprimación seca en 10 minutos, no se lija ni se matiza y una vez aplicada todos los desperfectos que tenga la pieza saltarán a la vista.

Si los problema son pequeños poros, estos se pueden solucionar con la capa de imprimación de alto espeso que va luego. Pero si los desperfectos son más profundos no nos quedará más remedio que lijar la zona, aplicar masilla y volver a empezar.

masilla, proceso de lijado e imprimación

Deposito enmasillado y listo para aplicar la imprimación fosfatante

 

El último paso de la fase de preparación de la superficie es la imprimación de alto espesor. En este caso he utilizado la High-5 de U-Pol, que se aplica en dos manos bien cargadas aunque a uno de los guardabarros he dado tres manos y no he tenido problemas.

masilla, proceso de lijado e imprimación

Deposito listo para aplicar la imprimación de alto espesor

Entre mano y mano hay que esperar 20 minutos a que se evaporen los disolventes. Luego dejar 10 horas para que se endurezca antes de poder lijar.

Para asegurarme, deje la pieza secándose de un día para el otro.

El proceso de lijado se hace con P400 o P500 a máquina o P1000 a mano. Yo Utilice primero P500 a mano y luego P800 para afinar aún más la superficie.

masilla, proceso de lijado e imprimación

Imprimación de alto espesor lijada a mano con P500 y P800

En esta fase me he encontrado con dos problemas. El primer problema vino dado porque se me termino el bote de imprimación faltandome la última mano, entonces compre en la tienda de Madrid que comentaba antes, una imprimación que fabrican ellos. Al ir a dar la segunda mano, esa se descolgó y me arruino todo el depósito por lo que tuve que volver a lijar todo de nuevo y empezar desde el principio.

El otro problema fue a la hora de lijar, a pesar de usar P500 me pase en uno de los cantos del deposito y me lleve por delante la imprimación llegando a la chapa.

masilla, proceso de lijado e imprimación

Detalle de parche, el resultado no fue el esperado

Intente arreglarlo, pero no fui capaz de dejarlo parejo por lo que tuve que volver a lijar de nuevo todo el depósito, asi que mucho cuidado con los cantos que es fácil pasarse.

Por mi experiencia puedo decir que el tema de parches o retoques en caso de problemas son muy difíciles de hacer, yo no tengo la experiencia suficiente y siempre que lo he intentado me han quedado mal, teniendo que volver a empezar de nuevo y repintar todo.

 

En todo este proceso he invertido muchísimas horas y dinero ya que cada prueba me suponía la compra de mas material.

Además hay con contar con una buena lijadora eléctrica, un espacio aislado de la zona de pintura y muchísima paciencia.

El pintar parece fácil y si no se espera un trabajo bien acabado es relativamente fácil.

Pero si lo que queremos es un acabado bueno (y no hablo de perfecto) el trabajo es realmente difícil. Es necesario respetar todos los pasos, tener clarísimo los tiempo de aplicación, cantidad de material, temperatura del ambiente a la hora de pintar, ser paciente y ser cuidadoso ya que cualquier desperfecto es prácticamente imposible de corregir.

 

Después de casi dos meses practicando con la pintura puedo decir que ya estoy a punto de ver la luz al final del túnel pero ha sido realmente difícil.

Si lo vuestro es tener las piezas rapido y no preocuparse demasiado por el proceso, recomiendo que cuenten con un pintor profesional y se desentiendan del tema aunque para mi la satisfacción de ver las piezas bien pintadas ha sido insuperable.

 

En las próxima entrada hablaré de los siguientes pasos, enmascarados, pintura bicapa y aplicación de la laca.

 

Gracias por leerme y hasta la próxima.

 

Deja un comentario